Pasado mayo, más de 75.000 firmas llegaron a la Asamblea de Madrid en cajas repletas. En ellas, el trabajo de meses que busca poner fin a los parches y dar una solución desde las luchas que la han forjado pasito a pasito, día tras día con cada pequeña victoria. En estos años hemos parado miles y miles de desahucios. Hemos negociado alquileres sociales y daciones en pago. Hemos puesto sobre la mesa un mosaico de experiencias de vulnerabilidad que este modelo de crecimiento crea a su paso. Pero sobre todo hemos enseñado la fuerza que nace de ahí. Y es que ya hace tiempo nos hemos liberado de la deuda más grande – la de creer que esto lo iban a arreglar los de siempre.
Los problemas no entienden de puertas, le tocan a cualquiera. Esta mujer llegó a Madrid por trabajo y se quedó en paro el primer año de la reforma laboral del 2012; este amigo ya no tuvo curro desde que el ladrillazo declinó en la capital; este hombre fue desahuciado por la hipoteca que firmó en una sucursal cuyo jefe fue luego condenado por la trama de avales cruzados; esta vecina se organizó con otras para recuperar un hogar tras quedarse en la calle con sus hijas, huyendo de los golpes y los insultos; esta amiga sigue cambiando de barrio hacia el sur cada 3 años mientras los metros cuadrados y las condiciones escasean cada vez más; a este otro vecino el corte de electricidad durante la última semana de Enero lo llevó al hospital Infanta Leonor con neumonía aguda; ésta, y ésta y estos vecinos  viven con sus padres a los 35 y pese a todo el amor filial les frustra la vida; este hombre ni recibió notificación de su desahucio, ni justicia gratuita cuando los esbirros de la inmobiliaria le cambiaron la cerradura; esta mujer que me cruzo en la escalera había pensado que tras la vivienda pública estaba a salvo, hasta que empezaron a llegar las cartas de Goldman Sachs…

 

Las historias singulares son infinitas, pero si algo hemos aprendido es que se cruzan, al instante en el que nos ponemos a hablar de cómo cambiar su rumbo. Cuando el gobierno se preocupaba por rescatar a los bancos, nosotras pusimos el cuerpo para rescatarnos a nosotras mismas. En medio del ciclo de acumulación que se extiende desde mediados de los años noventa en adelante, aprendimos que su objetivo fue producir riqueza solo para unos – y el precio ha sido el empobrecimiento en materia de los derechos del resto. Ahora es la hora de volver a recuperarlos.
Este próximo sábado, día 7 de Octubre, viene una jornada de lucha; un momento de encuentro; un recordatorio para quienes en estos momentos tienen la Iniciativa Legislativa Popular de Vivienda entre sus manos. Sabemos que quien legisla desde la calle depende de la calle. Y por eso este sábado tenemos un solo deseo: tenerte a nuestro lado.

 

Tomaremos las calles a las 18hs en Jacinto Benavente para llegar a Las Vistillas en una gran ola verde. Lleva tu cacerola. Ponte la camiseta reivindicativa. Trae tu rabia, esperanza, indignación, alegría – lo convertimos todo en combustible. Ven como se viene a esto, con tus risas y ganas de poner en común o con tu agobio y tu preocupación, pero ven.

 

La fiesta en Las Vistillas desde las 20hs, es una celebración de todo lo que soñamos desde hace años. En palabras del Mundo de la Ley: un nuevo tipo de derecho de uso, un procedimiento de acceso a la vivienda y acceso inmediato en casos de emergencia habitacional, parque de vivienda pública, mejores inspecciones para un Madrid de vivienda en condiciones realmente dignas, una nueva definición del uso antisocial de la propiedad privada, un registro de las viviendas deshabitadas y un régimen sancionador, mayor protección al ciudadano consumidor para parar el sobreendeudamiento, y medidas para contrarrestar la pobreza energética. Si no dejan que los sueños por los que tanto hemos luchado se conviertan en realidad, no les dejaremos dormir. 

 

Sencillamente queremos una ley como una casa – en la que quepamos todas y cuyas ventanas den hacia un horizonte de derechos inclusivos. Por eso, di tú también, yo voy a la #Mani7O 

 

Son tus derechos.
Sal y defiéndelos. 

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!