Llevábamos mucho tiempo esperando este momento. Muchos años anhelando una ley que convirtiese en realidad tangible el artículo 47 de la Constitución Española. Pero, el martes 8 de Noviembre, una vez más, nuestros representantes políticos han defraudado completamente los anhelos de la ciudadanía, al rechazar en la Asamblea de Madrid la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por una “Ley urgente que garantice el derecho a la vivienda en la Comunidad de Madrid”.

Los votos contrarios de Ciudadanos y el Partido Popular han sido suficientes para tumbar en el pleno de la cámara una propuesta legislativa que había sido elaborada con mimo por la Coordinadora de Vivienda de Madrid (formada por la PAH y los grupos de vivienda de las asambleas del 15M), la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y la Asociación Libre de Abogados (ALA), y que, entre otras cosas, persigue prohibir los desahucios de vivienda sin alternativa habitacional y los cortes de suministros básicos y penalizar los usos antisociales de la vivienda. Los diputados de Podemos y PSOE, por su parte, votaron a favor de tramitar la ley, tras defender la importancia de que el parlamento autonómico acogiese una iniciativa tan relevante de la sociedad civil.

Tras la votación, los servicios de la cámara expulsaron a una delegación de los colectivos impulsores de la ILP que seguía el pleno desde la tribuna de invitados, que mostraron su indignación a los diputados del PP y Cs gritando “Sí se puede, pero no quieren”. La misma indignación se instaló en los manifestantes que desde las 10:30 aguardaban en el exterior del Parlamento regional el resultado del debate.

Uno de los argumentos más usados por estos dos partidos para frenar la ILP es que contenía partes inconstitucionales. Pero, tal y como ha indicado Alejandra Jacinto, portavoz de la campaña de la ILP y de la PAH, a las puertas de la Asamblea, “la gente no va a entender que un texto que defiende el derecho a una vivienda digna sea inconstitucional. La gente lo que entiende es que vamos a seguir con los desahucios, con los cortes de suministro, con la pobreza energética, con la vivienda vacía…por culpa de los representantes políticos que tenemos”. “La sensación de enfado e indignación es total – ha continuado-. Pero esto no va a quedar así. Vamos a seguir ejerciendo de garantes del derecho a la vivienda porque está claro que en la clase política de este país no podemos confiar. Hemos optado por la vía de la iniciativa legislativa popular, por la vía de elaborar una ley integral, muy inclusiva, pero ni siquiera eso ha servido. Está claro que están de parte de las entidades financieras, de parte de los fondos buitre, de sus amigos Goldman Sachs, de aquellos a los que vendieron la vivienda pública. Nosotros vamos a seguir parando desahucios, en las puertas de las casas porque es lo único que nos queda”, ha concluido.

Desahuciáis nuestra ILP, pues os devolveremos nuestra rabia, nuestras horas de lucha, nuestra perseverancia, que no es poca. Nuestras razones os llegarán multiplicadas, dadlo por seguro. A las 76773 firmas que habéis tirado a la basura les decimos que la pelea por el derecho a una vivienda digna se traslada de espacio, salta sobre el resultado infame de un cámara y prosigue, sabiendo que no nos representa, dado que usa la ocultación, la mentira y la indecencia como medio de trabajo. Ya lo dice la canción: es indecente, gente sin casas, casas sin gente.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!